EL NÚMERO 33


Como sucede con todas las Vibraciones Maestras, los 33 atraen hacia sí las Vibraciones Cósmicas que inspiran a los verdaderos Maestros y Guías espirituales de la Humanidad. Están llenos de ideas e inquietudes artísticas, intelectuales y espirituales, pero la más importante y la más fuerte de sus motivaciones será la del maestro que siente la necesidad de llevar sus conocimientos y su propia luz a los demás.

El 33 representa el ideal del AMOR en su más pura expresión, esto es, no sólo el amor a las personas de su entorno, sino el que abarca a todos los seres humanos. El amor que significa entrega, sacrificio y compasión. El amor que genera los más altos ideales y que no vacila en sacrificar todo lo material o personal para defender sus sueños y ofrecerlos a sus semejantes.


El 33 nos habla del equilibrio de las cualidades morales y espirituales y de hecho,
la paz que emana de su persona atrae especialmente a las personas angustiadas o desorientadas.


En esta, como en todas las V.M. las facultades intuitivas son extraordinarias en general, pero en este caso
en particular les inspiran en el campo artístico y creativo, pudiendo alcanzar renombre al más alto nivel.


Soñadores e idealistas, con una notable percepción e intuición que les permiten entrever y explorar los mundos ocultos, la mística y los fenómenos paranormales.Sus creencias, acciones y reacciones estarán siempre inspiradas por su elevada envergadura moral, ya que como los demás N.M. no sólo es un Maestro para los demás, sino que ante todo, será el más exigente juez de si mismo.


A veces, el apego que estas personas sienten por su núcleo familiar es tan fuerte que
llegarán al sacrificio de su propia trayectoria personal, si ésta entra en conflicto con la responsabilidad que sienten hacia los suyos, pero no deben permitir que esto suceda.


Toda persona que lleva un N.M. no debe olvidar que tan altas Vibraciones deben ser usadas con cuidado, respeto y prudencia, ya que el ascendente que tienen sobre los demás es muy grande y si hace mal uso de éste no sólo retrocede en su propia evolución, sino que lo paga con quebranto y angustia moral.
Deben huir también del fanatismo, o de presumir de sus poderes de intuición y clarividencia.

Comparte Esta Publicación