EL NÚMERO 44

Personalidad extraordinaria con metas de vasto alcance personal y comunitario. Están dotados de grandes cualidades de fuerza, magnetismo, persistencia y autodominio, lo que les permite alcanzar las más altas posiciones que el mundo puede ofrecer.
 


Las personas 44 son pragmáticas, realistas y ambiciosas y su talento les permite hacer uso de su imaginación para idear vastos planes en actividades que requieran estrategia, habilidad y visión de conjunto.
 
 
  Saben afrontar los obstáculos a medida que se van presentando, conciliando caracteres y puntos de vista antagónicos, o encontrado ingeniosas soluciones para los problemas que otros no pueden resolver. Son, en otras palabras, dirigentes natos con gran capacidad de análisis y razonamientos y total control sobre su cuerpo y su mente.
 


Prudentes, serenos, honrados y amantes del orden, profesan un verdadero culto a la justicia y la eficacia. Sus ideales abarcan todo el espectro de las actividades humanas y gracias a un trabajo tenaz e incansable y a una enorme disciplina, pueden llegar a convertirse en auténticos conductores de hombres que construyen un mundo mejor.
 


Como se dijo en el caso de la V.M. 22, los 44 corren también el riesgo de perder de vista sus motivaciones primarias, dominados por la ambición o permitiendo que su amor y responsabilidad hacia el trabajo les domine y nuble su vocación humanitaria.
 
 
Por eso es importante recordar que las V.M. entrañan una gran responsabilidad y que para elevarse a su altura, la persona tiene que responder a la llamada interior que le llevará por un camino que exige disciplina, humildad y entrega absoluta, pero que muchas veces no ofrece retribución.
 
 
Lo único que compensará tal dedicación, será saber que ha cumplido con la tarea que ha elegido y para la cual ha sido preparado moral y espiritualmente. El bien que hace y la confianza que inspira le ayudarán a sobrellevar los problemas e ingratitudes con que se enfrentará muchas veces en su trayectoria vital.
 


Como todas la V.M. ésta otorga también elevados principios morales. Consciente de las necesidades ajenas y de los problemas y conflictos sociales, el 44 considera un deber personal el ayudar a su solución y crear condiciones que mejoren sus niveles de vida. La obra que estas personas realizan puede en ocasiones traspasar su ámbito local y alcanzar nivel internacional.

Comparte Esta Publicación